Fotos y Vinos

RAICES

Nací, crecí y trabajé en el Hospital Carlos Cisternas de Calama.

El plazo se cumplió,después de casi 70 años se cerraron tus puertas y ventanas. Detrás de esos gruesos , grises y viejos muros quedaron enclaustradas muchas historias, risas, llantos, vida, muerte,dolor.esperanza y fe de pacientes y personal que dedicaron días, noches, meses y años al servicio público.

Servicio que prestamos  junto a los pocos árboles que incluso ,como nosotros, rompieron el techo para florecer y así  crecer en humanidad  y tecnología.

Gracias querido Hospital,por el recuerdo que me dejas,porque mi madre Ana Cavour dedicó su vida a tí.Gracias, porque aquí nacieron  mis hermanos y yo,crecimos jugando y corriendo en la rampa. Acá nacieron mis hijos y dediqué el espíritu de servicio  como matrona  hasta que el estado de salud me acompañó.Mi paso por tus pasillos y salas  dejaron huellas imborrables en mi corazón.Gracias por ser parte importante  en mi vida.